¿Qué son los editores de código?

Como muchos ya sabréis, las aplicaciones informáticas que proporcionan servicios para facilitar el desarrollo de software a los programadores o desarrolladores web, llamadas IDE (Entorno de desarrollo integrado), ofrecen un procesador de texto al que se le conoce como editor. Estos editores, dependiendo del uso que estén dando, podrán ser considerados como editores de texto o editores de código. Es en estos últimos en el que los que nos vamos a centrar hoy.

¿Cual es la diferencia entre estos dos tipos de editores? Muy sencilla. Mientras que el editor de texto se usa únicamente para modificar texto, el editor de código se utiliza para modificar el código fuente en un lenguaje de programación que nos servirá para desarrollar software o aplicaciones informáticas varias. Lógicamente, en Naftic tocamos este tema de lleno, pues el diseño y la programación de páginas web y aplicaciones online lo requiere. Y queremos recomendar y aportar los que a nuestro modo de ver, son los 3 mejores editores de código.

Sublime Text 3

Como su propio nombre indica, Sublime Text es sublime para nosotros. Es el editor de código que nuestro experto programador Rafa maneja para trabajar cada día. En un inicio fue originado como una extensión de Vim (otro editor de cógido) pero con el paso del tiempo fue creando una identidad propia que lo llevó al estatus y funcionalidad de editor de código. Nos resulta muy cómodo por el simple hecho de que en su etapa de prueba o evaluación, su funcionalidad es total. Además es multi-plataforma, funciona en Mac, Windows y Linux y tiene la capacidad de poder instalar plugins que permiten personalizar el editor. Por lo que puedes adaptarte a él sin necesidad de tener que comprarlo. Aunque queremos aclarar que su licencia para uso continuado no es gratuita.

Vim

Ya lo mencionábamos antes como editor de código, se puede considerar como el padre de Sublime Text (puesto que lo engendró realmente). Fue creado en 1991 y es una versión mejorada del original Vi. Muchos coinciden en que su característica estrella es la de disponer de diferentes modos que alterna según que operaciones se hagan, facilitando así que se puedan realizar tareas simultáneas. La función de “ayuda” que ofrece el programa también es muy útil, extensa y sobre todo sencilla. Permitiendo así que los usuarios puedan solucionar sus problemas de manera didáctica y eficiente. La recomendamos totalmente para los amantes del terminal, la mítica pantalla negra.

Notepad ++

Otro editor de código que queremos recomendar por su sencillez y simpleza es Notepad ++. Muy similar en apariencia al bloc de notas que todos tenemos en nuestro ordenador, Note te permite editar código sin formato, restándole dificultad a las complejas interfaces de otros editores. Sin embargo, incluye una serie de opciones más avanzadas que usuarios como programadores o desarrolles pueden usar sin problema. Su soporte nativo es Windows, pero puede usarse en Linux gracias al “emulador” Wine. La propiedad de resaltar las expresiones del lenguaje de programación similar al que se está empleando facilitan muchísimo su lectura, ayudando bastante al programador.